Llama Gratis al 900 90 17 16. Despachos en Toda España.

Con la cantidad de ciudadanos que tienen dificultad para pagar las cuotas de su hipoteca, se hace imprescindible dar una serie de consejos para renegociar tu hipoteca con el banco.

Como expertos en derecho bancario y abogados especializados queremos que conozcas tus derechos en este tipo de situaciones.

Cuando nos vemos con el agua al cuello, lo mejor es comunicarse habitualmente con el banco. De esta manera, con un poco de suerte podríamos acceder a alguna de las soluciones que ofrecen raramente las entidades financieras. Por otro lado, en la actualidad los bancos no tienen mucho interés en añadir a su portfolio otro piso más.

La estrategia de las entidades para librarse de activos tóxicos en sus balances puede facilitar las cosas. Por lo tanto, las expectativas para una solución amistosa son cada vez más positivas para los clientes.

Negociar gastos de la hipoteca

¿Cómo empiezo a negociar mi hipoteca?

 

Lo primero que te aconsejamos como expertos en pleitos bancarios es acudir a la oficina. Comunicar tu situación y explicar que tu capacidad económica va a cambiar. Una situación de desempleo prolongada o cambios en el entorno familiar. Una reducción de ingresos que pone en alerta tu capacidad para pagar tu hipoteca no es nada nuevo para el banco. Miles de españoles están en la misma situación y probablemente el banco ya conozca tu caso antes de ir a la oficina. Las entidades financieras han aumentado los controles sobre las hipotecas activas. Intenta hablar con tu gestor de confianza o contrata a un profesional que te represente para valorar las alternativas.

 

3 signos que tu banco utiliza para medir tu capacidad de pago

  • El propietario de la cuenta empieza a recibir dinero del INEM.
  • El nombre del propietario aparece en el listado de morosos.
  • La deuda del propietario en la CIRBE aumenta.

Problemas con la hipoteca

¿Qué puedo negociar con mi banco?

  • Reducir la cuota mediante el alargamiento del plazo de tu hipoteca.
  • Adaptar la hipoteca a la nueva capacidad económica del afectado.
  • Pedir un periodo de carencia, es decir, pagar sólo los intereses del contrato hipotecario.
  • Moratoria sobre el pago, como en el caso del Santander.

 

Ahora que tienes unas cuantas pinceladas sobre cómo cambiar tu realidad. Infórmate de la mano de profesionales y actúa. En próximos artículos te seguiremos informando sobre otras situaciones como la obtención de una quita o la dación en pago.

Si te ha parecido interesante ¡vota!